Eco-Viajes

Turismo de invierno en Ibiza

Ibiza es una conocida mundialmente por su oferta de ocio nocturno durante los meses de verano. Pero cuando la música se apaga y los días de sol y playa se acaban, la isla sigue llena de vida.


 

Ibiza - portada
Ibiza - portada

En Ibiza no todo es fiesta, cuando el verano llega a su fin y los clubs de música electrónica más famosos del mundo echan el cierre, la isla ofrece otra cara, un turismo ligado a la cultura y a sus tradiciones. Sus 570 kilómetros cuadrados de tierra concentran un patrimonio histórico extenso y sorprendente, pero también una gastronomía con mucha tradición y una amplísima oferta para los amantes del deporte. 

1. Oferta cultural

La oferta cultural es muy amplia en Ibiza pero la visita al casto antiguo, Dalt Vila, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, es parada obligatoria para cualquier viajero. Es la ciudad fortificada mejor conservada de la época renacentista.

Además existe un importante patrimonio histórico y cultural diseminado por el territorio como son los montes sagrados de Santa Eulària y Sant Miquel; las iglesias-fortaleza repartidas por todos los municipios, las singulares torres de defensa o los pozos y albercas de origen árabe, declarados Bien de Interés Cultural.

A lo largo de su historia, Ibiza siempre ha interactuado con otras culturas. Púnicos y fenicios, romanos, árabes, etc. Todos se rindieron a su luz brillante, a la pureza de su cielo y a la transparencia de sus aguas. Asentados los cristianos tras la reconquista, la isla fue rodeada de torres defensivas de piedra desde las que otear el horizonte en busca de goletas de piratas berberiscos, que desembarcaban y se adentraban en los campos en busca de mujeres y alimentos. Los ibicencos, alertados por los vigías, abandonaban entonces sus casas de campo, impecablemente encaladas, y corrían a refugiarse en las murallas de la ciudad o en las iglesias fortificadas de los pueblos. A salvo ya de invasiones, el ibicenco sigue protegiendo con esmero esta herencia histórica. Los montes de Santa Eulària y Sant Miquel, con sus iglesias fortaleza, los templos de Sant Josep, Sant Jordi o Sant Antoni, el poblado de Sant Llorenç de Balafia, los pozos y albercas de origen árabe diseminados por valles y llanos. El legado de los antiguos es generoso y espectacular y, junto con los museos (arqueológico y etnológico), ofrece un repertorio de posibilidades para disfrutar y entender isla. 

2. Ibiza para los amantes del deporte

La práctica de deportes también se ha puesto muy de moda durante los meses de invierno y sin lugar a dudas la oferta es apta para todos los públicos: ciclismo, ciclocross, trekking, marcha nórdica, tenis, pádel, squash, fitness, artes marciales, escalada, espeleología, equitación, motocross, carreras de coches y motos, skike, golf, bolos... basta con buscar su deporte favorito y la palabra Ibiza en internet para encontrar todas estas posibilidades. Este invierno además hay varios eventos que no hay que perderse.Ruta de la Sal 11 - CE - ANAM

A lo largo del año la isla acoge distintos eventos de larga distancia, desde el maratón o el triatlón hasta el Iron Man o la natación marítima. Para el 2017 está ya confirmado el Ibiza Maratón, que se celebrará el 8 de abril. Como alternativa al recorrido completo, se puede hacer también la versión corta de 17 kilómetros. El evento se complementa con una Feria del Corredor y se espera que el evento, con salida y meta en Santa Eulària, atraiga a unos 3.000 corredores. Más información en www.ibizamarathon.com.

Quien desee poner de verdad a prueba su estado físico puede hacer una búsqueda por Ibiza BTT, allí encontrará maratones urbanos, trail, competiciones ciclistas de carretera o de montaña, vueltas ciclistas a la isla y hasta exigentes carreras populares, todo bajo el paraguas de la asociación.

La competición de bicicleta de montaña, por ejemplo, recorre la naturaleza ibicenca en tres etapas que suman 205 kilómetros, incluyendo desde exigentes senderos offroad a vertiginosos descensos. Los organizadores esperan unos 1200 participantes. La Vuelta a Ibiza en Mountain Bike se celebra tradicionalmente en Semana Santa. En 2017 tendrá lugar entre el 14 y el 16 de abril, organizada por el Club Ciclista de Sant Antoni.

También en Semana Santa comienza la más célebre regata de Ibiza, que rememora las rutas de los antiguos barcos mercantes que transportaban a la península la sal,el "oro blanco" de Ibiza. La Ruta de la Sal hace hoy el recorrido inverso, partiendo desde Dénia (Ruta Este, con un recorrido de 120 millas) y Barcelona (Ruta Norte, con una distancia de 140 millas). Desde estos dos puntos los competidores zarparán el 13 de abril de 2017 con destino al puerto de Sant Antoni.
En 2017 se celebra la trigésima edición de la regata, un aniversario que promete más participantes y una edición especialmente festiva a la que todo el mundo está invitado, desde yates de competición de alta tecnología hasta veleros clásicos. Organiza la Associació de Navegants d’Altura Mediterranis y Difusión Náutica y se puede obtener más información en www.larutadelasal.com.
Arroz a banda - FU - VM

Un inusual espectáculo que recorre a pie, en bicicleta o en patines los 15 kilómetros que separan el espléndido paseo de Vara de Rey, en el corazón de la capital ibicenca, de la distinguida Alameda de Santa Eulària. Para los más pequeños hay también tramos infantiles. En abril de 2016 participaron 673 deportistas y para 2017 se espera que el éxito de la iniciativa sea igual o mayor.

3. Gastronomía: una rica herencia cultural que en Ibiza se cuida con mimo

Hasta el 30 de noviembre se celebran unas jornadas gastronómicas en las que 40 restaurantes de la isla ofrecen una variada propuesta de menús y tapas que permiten disfrutar de los sabores y texturas de los aceites ibicencos, pero también de otros productos excelentes con certificación de calidad como son la sobrasada, el cordero, la miel o el flaó. Todo un festín del que forman parte pescados mediterráneos, los vinos de la tierra o los sabores más frescos de la huerta.

4. Música, también en inverno

Y no nos olvidamos de los amantes de la música, que encontrarán una oferta de eventos musicales muy interesante para disfrutar durante los meses de invierno: desde las fiestas populares más tradicionales a  fiestas con aires más ochenteros o hippies.