Eco-Viajes

Barrio de Isabel la Católica
Barrio de Isabel la Católica

Llego a El Tiemblo por la antigua N-403, reconvertida en calle que, con el nombre de Paseo de Recoletos recibe a los visitantes. Allí, en un pequeño espacio peatonal, flanqueado por árboles que proporcionan buena sombra, he quedado con Carlos Reviejo, escritor tembleño. Este lugar sirve habitualmente para celebración de distintas ferias y como punto de encuentro, especialmente de los más jóvenes las tardes y noches.

Carlos Reviejo en un momento del paseo

Para el recorrido que propone realizar, cruzamos el paseo y pasamos entre la Plaza de Toros y la antigua cooperativa, que ya no es tal, perteneciente ahora a Daniel Ramos, viticultor que, como me comenta Carlos, está consiguiendo exportar gran parte de su excelente cosecha.

Así, por la calle de San Pedro nos unimos a la calle de San Sebastián y llegamos a la Cruz que lleva su nombre y a la Fuente de El Chorrito, ya en la calle de Los Mesones, antigua arteria principal del pueblo, que debe su nombre a los mesones que en ella había para atender a los viajeros y comerciantes. Ya no quedan establecimientos y apenas alguna casa de aquella época.

Plaza de la Nava

Llegamos a la Plaza de la Nava que, junto a la colindante Plaza de la Villa, fue centro neurálgico del pueblo. Allí queda alguna casa con la arquitectura típica de la zona, con base de piedra y un segundo piso de adobe amoldado con vigas de madera. La conversación, hasta ese momento alegre, propia de quien ha nacido, vivido y trabajado en El Tiemblo, se vuelve un poco triste al lamentarse por no haber sabido conservar más elementos de la cultura tradicional y haber dejado que se construyeran auténticos desastres urbanísticos. En esta plaza podemos encontrar el Centro de Educación de Adultos, antiguas casas de los maestros, restauradas y ampliadas en altura.

Hornos de las Tinajas

Subimos por el barrio del Castillo, siguiendo la calle de la Nava y la calle de la Cruz hasta llegar a la calle Tenería, donde se encuentra el Horno de las Tinajas. Aquí nos recuerda su pasado como alcalde de El Tiemblo y cómo consiguió evitar su demolición haciendo una permuta de terreno con la familia de Los Carretero, propietarios del horno. Él quería haber hecho allí un Museo de Alfarería de Castilla y León, pero el cambio en el gobierno municipal paralizó el proyecto. Ahora no hay ninguna indicación en el pueblo de que existen los hornos, y la cerrada verja metálica que los protege no incluye ningún cartel indicando días u horas de visita.

Bajamos, ahora sí, por la calle del Castillo que da nombre al barrio y enlazamos con la del Conde de Vallellano para entrar en el barrio de Isabel la Católica, barrio construido en los años 50, bien organizado en cuadrícula, con casa bajas para los trabajadores, y con un precioso parque que le da nombre. Allí, nos comenta Carlos, es donde realiza sus paseos en los meses de verano, ya que la frondosidad del arbolado crea un clima ideal para pasear o leer. El resto de los meses el paseo se dirige hacia el embalse de El Burguillo, haciendo diariamente un total de 8 km rodeado por un paisaje de una belleza única.

Hablamos de los nombres de las calles del barrio que, junto con otras muchas del pueblo, están relacionados con la época de la Guerra Civil y la Dictadura.

Por la Carretera de Acceso al Barrio de Isabel la Católica llegamos a la calle Ávila, a la Buenos Aires y a la de Cuatro Vientos, que debe su nombre a los fuertes vientos que se dan en aquella zona del pueblo. Estamos en el barrio de San Antonio y llegamos a la iglesia del mismo nombre por su espalda.

Ermita de San Antonio

Hay una intensa devoción por San Antonio de Padua, no sólo por los tembleños, sino por otros muchos que, principalmente desde Toledo, acuden a las fiestas del patrón el 13 de junio. De finales del XVIII y terminada a principios del XIX, es barroca, y cuenta con cuadros del XVII en el que se recogen los milagros del santo.

Carlos nos enseña un punto geodésico, dorado, en el interior de la ermita, donde la jóvenes ponían el pie y daban unas vueltas sobre el mismo para conseguir matrimonio. Frente a la iglesia nos encontramos con una escultura de San Antonio realizada por el famoso escultor tembleño Antonio Nicomedes Díaz Piquero, que tiene otras obras por el pueblo, como el busto de Picasso en el Pº de Recoletos.

Plaza del Cotanillo engalanada para la festividad del Corpus

Salimos de la Pza. de San Antonio por la calle Benedictinas, hasta llegar a la del Generalísimo Franco, auténtica calle Mayor del pueblo. Al realizar el paseo en la festividad del Corpus, las calles están poco animadas, concentrándose la población junto a la iglesia de la Asunción, del XVII, donde coincidimos con el inicio de la procesión. La Banda de Música, auténtico orgullo de la población, se sitúa detrás de aquellos que hoy hacen la comunión y abre camino al Corpus Christi. En algunas casas han puesto pequeños altares decorados con flores y mantones. Junto a la iglesia, Carlos nos muestra un pequeño parque donde se encuentran elementos pertenecientes a antiguos molinos, organizados por José Luján, otro de los escultores de El Tiemblo.

Atravesamos la calle de los Mártires de El Tiemblo para llegar a la calle Curato donde, casualmente, tiene su domicilio el cura, y con alguna reminiscencia de lo que fue la judería. En la Plaza El Cotanillo giramos por la calle Real y por la de Cervantes para llegar a las escuelas, de 1929 y bien conservadas, lugar donde Carlos estudió y donde ha pasado sus últimos 25 años como maestro. Muchos han sido los vecinos con los que nos hemos encontrado en el recorrido que nos han parado y nos han hablado de lo excelente que era como profesor. De hecho, gran parte de su intensa producción literaria está dirigida a los lectores más jóvenes.

Escuelas de El Tiemblo

Hacemos el camino de vuelta pasando por la Plaza de España, donde se ubica el ayuntamiento y terminando, como no podía ser de otra manera, degustando las estupendas tapas tembleñas en La Galería, bar donde sus paredes sirven de sala de exposiciones.

Plaza de España

Nos hemos dejado en el tintero a San Gregorio y su Casa del Ingeniero, los Toros de Guisando, El Castañar y el Pantano de el Burguillo entre otras maravillas de El Tiemblo. Seguro que volveremos.

Paseando con…Carlos Reviejo (El Tiemblo, 1942) escritor, maestro, y fue alcalde de El Tiemblo entre 1983 y 1987. Con mas de 70 títulos publicados, ha recibido premios como la Medalla de Bronce en Basilea, Mejor Libro del Año por el Banco del Libro de Caracas, premio Mirlo Blanco de la Biblioteca de Munich, Premio Nacional al Libro Mejor Editado, y Mención de Honor en Bolonia entre otros.


 

Más información:

Nuestro paseo: http://www.mapsdirections.info/mapea-mi-ruta/viewMap.php?route=3968

Página de Carlos Reviejo: www.carlosreviejo.com

Ayuntamiento de El Tiemblo: http://www.eltiemblo.es

Turismo de Ávila: http://www.turismoavila.com/es/el-tiemblo.html