Eco-Viajes

El Bunker del Parque de El Capricho de Madrid está a punto de abrir sus puertas al público. Un refugio militar en el que se rodaron varias películas en la década de 1970. Damos un paseo cinematográfico por sus pasillos subterráneos, y salimos a la luz, para recorrer también el parque y ver algunas de sus localizaciones de cine...

"Yo estaba  asombrado de su popularidad. Sus obras no se podían adquirir en aquel tiempo. El partido no las aprobaba; pero si el pueblo ama la poesía… ama a los poetas… Y nadie ama la poesía como un ruso". Estas palabras las pronuncia Yevgraf Zhivago (Alec Guiness) en el entierro de su hermano, el protagonista de Doctor Zhivago (David Lean, 1965) mientras rememora días pasados. En aquel funeral también aparece Lara (Julie Christie), la musa del médico poeta. Pero lo increíble es saber que los dos actores en realidad no estaban en Moscú, si no ¡en Madrid! Concretamente en los Jardines de El Capricho de Alameda de Osuna. En la secuencia se aprecia uno de los muros del parque, y de fondo, "algo retocada", alguna de las construcciones que alberga el recinto: probablemente El Abejero.


En otra escena aparece la entrada del pequeño palacio de El Capricho haciendo las veces de un pabellón en el que se dan cita los amantes. Lo curioso es que mientras Komarovsky (Rod Steiger) sube la escalinata para reunirse con Lara, se observa, en un segundo plano, que algo ha cambiado: en la Fuente de los Delfines y las Ranas, éstas han desaparecido dejando paso al dios Baco, que habitualmente preside el Templete situado en una colina del jardín.



      
 Izquierda: Entierro de Yuri Zhivago (Omar Shariff). Detrás –posiblemente- El Abejero. Dcha.: Palacio de El    Capricho





 Izquierda: Fotograma de Doctor Zhivago. Tramo de subida al Palacio. En lugar de las tradicionales ranas de la fuente se ha colocado una estatua de Baco. Derecha: posiblemente una réplica del que se halla en el Templete de El Capricho



Casi dos siglos antes de este rodaje –las obras en el Parque comenzaron en 1787- la Duquesa de Osuna, impulsora del proyecto, difícilmente hubiera podido imaginar que su finca de recreo iba a reunir, a través de un nuevo arte llamado cine, a los más variopintos personajes de la ficción: niñas prodigio, esclavos… y los citados bolcheviques, nazis y vampiros. En el retrato de Goya de los Duques de Osuna y sus hijos, repleto de luz y serenidad, se aprecia la admiración del pintor aragonés por estos mecenas de las artes que tanto lo apoyaron.


El Capricho sirvió de escenario para algunas películas mudas. Corría el año 1928 cuando Benito Perojo dirigió La Condesa María, un melodrama situado en la época de Alfonso XIII y la guerra del Rif, que se basaba en una obra de teatro homónima de Juan Ignacio Luca de Tena.




Izquierda: Retrato de Goya de los Duques de Osuna. Centro: cartel de la película La Condesa María. Derecha: Rafael Moreno, Director de la Sección de Difusión de la AEAC en la Casa de Oficios y Conservatorio municipal, impartiendo una conferencia sobre cine en El Capricho (III Jornada sobre el Bunker de El Capricho. Junio, 2014)



Tendrían que pasar muchos años –y una Guerra Civil- para que de nuevo se filmaran películas. En 1946 una inmobiliaria adquirió el terreno y explotó algunas de sus construcciones, como su Palacio. Allí se rodarían varias secuencias de Un rayo de luz (Luis Lucia, 1960) una cinta  protagonizada por Marisol. El palacete aparece como la residencia del Conde italiano D´Angelo (Julio Sanjuán), abuelo de Marisol. También se ve parte de la arboleda y el lago artificial con embarcadero -Casa de Cañas-  donde los niños juegan a las batallas navales.




Fotogramas de Un rayo de luz. Izq.: En el Lago artificial. Derecha: Entre la arboleda, a punto de entrar en batalla



En la fachada norte del Palacio de El Capricho se encuentra la entrada de un refugio militar: el Bunker del General Miaja. Se construyó en 1937, durante la Guerra Civil Española. Allí se situó el Cuartel General de la Defensa de Madrid. El refugio se utilizó a finales de los años 60 como plató cinematográfico. En Comando al infierno (José Luis Merino, 1969), una trama sobre nazis y potenciales guerras bacteriológicas, el Bunker goza de gran protagonismo, incluso en un plano se muestra su acceso desde el Palacio. También aparecen sus respiraderos y otras localizaciones identificables como el Puente Metálico, la Gruta o el Templete de Baco -junto al que se ve a Raffaella Carrá rezando-. En El gran amor del Conde Drácula (Javier Aguirre, 1972), con Paul Naschy en el papel de vampiro, se pintaron algunas paredes del refugio en negro, perdurando así prácticamente hasta la restauración del Bunker.




  Arriba: fotogramas de Comando al infierno (http://www.western-locations-spain.com/madrid/elcapricho/index.htm) Abajo Izq.: Raffaella Carrá en Comando al Infierno. Dcha.: Paul Naschy, en El Gran amor del Conde Drácula



Uno de los últimos rodajes fue Shaft en Africa (John Guillermin, 1973), una delirante película del género blaxploitation –y esclavos en el Bunker- en la que se suceden explosiones y tiroteos. Aunque, para bien de nuestro patrimonio artístico, todo es fogueo y cartón piedra.




 Arriba: Cartel y fotograma de Shaft en África en que aparece el interior del Bunker. Abajo: Exedra y acceso al Bunker



Esperemos que el cinematográfico rótulo de "The End", sea pronto sustituido por "Para todos los públicos", y podamos disfrutar no sólo de los jardines de El Capricho, sino también de su Bunker.

 

Y un último apunte. Próximamente María Isabel Pérez Hernández, experta en El Capricho, va a publicar un artículo en una revista de arquitectura y cine, además de su tesis doctoral, en la que aporta datos sobre algunos de sus hallazgos como el rodaje de Comando al infierno o La Condesa María