Del Tajo a los Montes de Toledo: la Encomienda templaria de Montalbán

En Toledo, al sur del Tajo, se extiende el territorio de la Encomienda Templaria de Montalbán. Un histórico espacio donde pervive la leyenda de la Orden del Temple y se encuentra la iglesia visigoda más antigua de España. Una ruta del Tajo a los Montes de Toledo que aúna naturaleza e historia.

Las Barrancas de Burujón - Burujón
Las Barrancas de Burujón - Burujón

El histórico territorio de la Encomienda de la Orden del Temple en tierras toledanas tiene como epicentro la fortaleza medieval de Montalbán. Es una ruta que transita por paisajes solitarios y grandes rectas que apuntan hacia la silueta esmeralda de los Montes y que comienza donde suelen acabar su camino todos los que visitan la capital imperial: a orillas del Tajo, siguiendo el curso que marcan los meandros del río hacia el oeste por la CM-4000, en dirección a La Puebla de Montalbán. Una suave ruta que va abriendo el río en su curso hacia el embalse de Castrejón.

Antes de llegar a La Puebla, en el término municipal de Burujón, toma el desvío que a la altura del km 24 (a la izquierda de la carretera) conduce por una pista de tierra hasta las Barrancas de Burujón, unas espectaculares cárcavas de tierra roja que se alzan sobre el embalse de Castrejón, sobre el río Tajo. Hay un aparcamiento al comienzo de la pista y un paseo a pie de apenas quince minutos hasta la senda ecológica y el mirador del Cambrón. Hay otros dos itinerarios: el sendero intermedio lleva hasta el mirador de los Enebros (de una hora y media aproximada a pie), y el circular. de unas 3 horas de duración.

Una vez en  La Puebla de Montalbán el consejo es que aparques fuera del casco histórico, en el entorno del Museo de La Celestina (Avda. de Madrid, 1 y tel. 925 77 65 42; 2 €): aquí nació Fernando de Rojas, autor de esa célebre novela y, también, de Don Juan Tenorio, y el espacio recrea la época en que vivió el literato (entre los siglos XV y XVI) además de contar con un rincón en planta superior dedicado a la etnografía y los trajes de época. Desde el museo se organizan visitas guiadas (para grupos) por la villa que incluyen las cuevas subterráneas que horadan el subsuelo del casco antiguo. Tras la visita puedes recuperar fuerzas en alguno de los bares de su plaza Mayor, frente al vetusto palacio de los condes de Montalbán.

Hacia el castillo de Montalbán. Se continúa hacia el sur siguiendo el eje de la CM-4009 en dirección a San Martín de Montalbán. El Tajo se atraviesa, todavía, por el puente de los once ojos, de origen romano. Unos tres kilómetros antes de llegar a la villa encontrarás, a tu derecha, el desvío que lleva al castillo de Montalbán, fortaleza medieval erigida por la Orden del Temple. Entre febrero y mayo no está permitido el acceso al castillo ya que es zona de nidificación de águilas, así que aprovecha estos meses para llegar hasta allí: Óscar Luengo (tel. 627 56 29 21) es el guía oficial de la fortaleza (5 € adultos y los niños hasta 14 años, gratis).

Y a la izquierda de la CM-4009 está el desvío al Sitio Histórico de Melque y la ermita de Santa María de Melque, del siglo VIII, considerado el templo visigótico mejor conservado de España. Junto al templo hay un Centro de Interpretación (abre de 10  a 14 h y de 16 a 20 h). La visita aquí es imprescindible: el lugar conserva toda su magia en un entorno natural privilegiado. Y sus piedras cuentan muchas historias.

De nuevo en la CM-4009, en dirección a San Martín de Montalbán, y si tienes tiempo, tienes un nuevo desvío (a la derecha): el que lleva hacia el dolmen y la senda natural “Fresnos del Torcón”. Y sobrepasado el casco urbano, a unos 200 m a la derecha parte la pista (de unos 4 km) que desciende hasta el mismo arroyo Torcón y el puente romano de La Canasta, uno de los pocos vestigios que se conservan de la calzada que unía la Ciudad de Vascos y la capital toledana. Si el terreno está seco la excursión resulta muy interesante y el berrocal del Torcón impresiona en los meses de mayor caudal.

Los Montes de Toledo. Es recomendable extender el itinerario hacia ese corazón verde y escarpado que son los Montes de Toledo. En Navahermosa (a 16 km) están las ruinas de la atalaya de Dos Hermanas, del XIII. El pueblo cuenta con una pujante industria de transformación del corcho y encontrarás alguna curiosidad como la tienda Style Cork (tel. 925 41 02 20) con artículos de moda en corcho.

Un poco más allá queda Hontanares, a 8 km, ya en plena serranía: la curiosidad os guiará hasta el despoblado de Malamoneda, con su torre semiderruida y la extensa necrópolis rupestre. El torreón, rodeado de perros y gallinas, hunde sus raíces en el siglo XIII y el enclave, rodeado de historias que aluden a sus orígenes templarios, atesora además algún ara ritual, piedras de sacrificios y hasta la leyenda de un fantasma.