Cuatro rutas para descubrir las Islas Baleares a pie

Paraísos naturales con espectaculares paisajes para la práctica del senderismo.

Todas guardan bellos y mágicos rincones que resaltan por su belleza en un entorno natural prácticamente virgen. Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera sorprenden al visitante día tras día con infinitas rutas de senderismo, ideales para disfrutarlas durante los primeros meses del año, antes de que el caluroso verano llegue a las islas.

Las Islas Baleares presentan cuatro propuestas para disfrutar de unas jornadas de senderismo inolvidables.

senderismo-sierra-tramontana

Mallorca: Sierra de Tramuntana - Ruta de Pedra en Sec GR 221.

El GR 221 es un sendero de gran recorrido que propone descubrir los paisajes construidos con piedra en seco de la Serra de Tramuntana, hoy declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en la categoría de Paisaje Cultural. Durante el recorrido pueden visitarse vestigios históricos, conocer las tradiciones, la arquitectura, las costumbres, la gastronomía y la artesanía de este lugar privilegiado, así como admirar algunos de los paisajes más espectaculares de la isla, como el Camino del Archiduque, el Barranco de Biniaraix, el Coll des Prat o la Bahía de Sóller. 

Con 90 kilómetros de longitud, la sierra peina todo el noroeste recorriendo hasta 20 municipios, siendo la más extensa de todas las islas. De Formentor en Pollença hasta Cabo de Sa Mola en Andratx, su amplia extensión implica una gran diversidad climatológica, ya que atraviesa desde zonas próximas a la costa hasta montañas de más de 1.000 metros de altura en las que suele nevar en invierno. 

Menorca: Camí de Cavalls GR 223

Esta ruta es la mejor opción para descubrir Menorca al completo, ya que rodea toda la isla con un trazado de 185 kilómetros. Además, permite dividir el camino en diferentes etapas, distribuidas entre la costa sur y norte, y puede realizarse a pie en su totalidad desde 2010. 

Su valor histórico también es importante. Desde 1330 sirvió de enclave estratégico a las tropas del Rey Jaime II, que vigilaban la costa desde este hermoso camino; más tarde ingleses y franceses aprovecharían también este paso de vistas privilegiadas. Recorrerlo hoy brinda la oportunidad de descubrir una travesía por las calas y playas más idílicas, espacios naturales, torres defensivas, tierras de cultivo, zonas húmedas, acantilados y dunas. Se pude recorrer a pie, en bicicleta o a caballo.

Algunos de sus mejores tramos son: Es Grau a Sa Torreta, con vistas a la bahía de Es Grau y a la Illa d’en Colom; el trayecto de Binimel•là a Pregonda; el sendero de la cala Macarella a Macarelleta y la Necrópolis en Cala Morell. 

senderismo-ibiza-molino-la-mola

Ibiza: Ses Torres d’en Lluc

Es una excursión poco conocida ya que apenas está señalizada, por lo que constituye una de las sorpresas más interesantes del norte de la isla para los amantes del senderismo. La ruta no sólo permite disfrutar del abrupto paisaje de la costa de Sant Mateu, sino que además ofrece la posibilidad de contemplar unas ruinas arqueológicas de origen desconocido y mítica naturaleza, como las murallas que unen las torres. 

Es ideal para recorrer a inicios de primavera, ya que las lluvias del invierno dejan los montes relucientes con sus campos en flor, además de una temperatura más agradable para caminar.

Formentera: Pla de la Mola

Tiene un recorrido de más de 12 kilómetros, siendo la ruta más larga de la isla y la que cuenta con menos desniveles, lo que la hace muy accesible y sencilla de realizar.

Ideal para disfrutar de primavera a otoño, combina distintos paisajes, desde campos de cultivo, viñedos y zonas boscosas hasta accesos al mar a través de acantilados para observar las vistas panorámicas.

Algunos de los caminos se conservan intactos desde su formación y una vez dentro de la Mola, se pueden observar todos sus encantos: el Faro, la Iglesia del Pilar, la Bodega Terramoll y el Mercado Artesanal.