EL ARTE Y LA CULTURA DE LA ISLA BONITA

Seis paradas imprescindibles para descubrir La Palma más cultural


Desde su arquitectura hasta sus tradiciones, La Palma es una muestra viva de su propia identidad y cultura

A través de su patrimonio, La Palma exhibe orgullosa su identidad como pueblo. Gracias a la influencia de las diversas civilizaciones que han poblado su territorio, la Isla Bonita ha desarrollado una personalidad propia que le permite presumir de una cultura única e inconfundible. Los isleños se esmeran en recoger, conservar y transmitir todo su patrimonio.

1. Parque Arqueológico de Belmaco

La riqueza cultural de La Palma se remonta a la época prehistórica y se refleja perfectamente en el conjunto prehispánico de Belmaco, sin ningún género de dudas, el más emblemático de La Palma. Se trata del primer yacimiento arqueológico descubierto en Canarias y en él se encuentran los primeros grabados rupestres de todo el archipiélago, elaborados por los benahoaritas. El conjunto está formado por una preciosa estación de grabados geométricos que cuenta con 4 paneles en los se representan, sobre todo, espirales, círculos concéntricos y meandriformes. La cueva, presenta unas magníficas condiciones de habitabilidad y fue ocupada de manera permanente por los benahoaritas. La leyenda además sostiene que fue el lugar de habitación de los capitanes del cantón de Tigalate, que eran dos hermanos conocidos por Juguiro y Garhagua. Pero en el viaje a la prehistoria de La Palma también debe incluir ineludiblemente los yacimientos arqueológicos de La Zarza y La Zarcita que también albergan espectaculares pinturas, y el Museo Arqueológico Benahoarita, en Los Llanos de Aridane, que profundiza aún más en este periodo y que permite entender todos los aspectos de la vida de los habitantes aborígenes de este territorio.

la-palma-parque-arqueologico-belmaco

2. Museo del Puro Palmero

Relata a la perfección la historia reciente de la isla, explorando su magia, leyenda y pasión. A través de la fabricación del famoso puro de La Palma, los visitantes se embarcarán en un viaje a lo largo de los últimos siglos, en el que se les revelarán todos los secretos de la ciencia que se esconden tras la elaboración de los puros palmeros y su difusión mundial. El puro fue uno de los motores económicos más importantes para el municipio, sobre todo entre las décadas de los años 20 y los 60.

3. Museo del Borde Palmero

La artesanía de la isla también encuentra merecidos homenajes en el Museo del Borde Palmero (Casa Roja en Villa de Mazo) y el Museo de la Seda, en el Taller de las Hilanderas en El Paso.

4. Museo Insular en Santa Cruz de La Palma

Para aquellos viajeros que busquen empaparse de todos los detalles de La Palma, este museo guarda diversas recopilaciones de objetos relacionados con los aspectos más importantes de la Isla Bonita. Exhibe colecciones de la Sociedad Cosmológica, minerales y especies animales autóctonos y muestras de las tradiciones agrícolas, ganaderas y artesanales. Otro de los museos más importantes es el Museo Naval en Santa Cruz de La Palma, en el Barco de la Virgen, donde se exhibe una buena colección de mapas y documentos náuticos, así como réplicas de naves. Sin duda, se trata de uno de los puntos de obligada visita en la capital.

5. Observatorio Astrofísico de Roque de los Muchachos

Al borde del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, este observatorio cuenta con una de las baterías de telescopios más completa del mundo. Si bien es ideal para la observación nocturna, lo es igualmente para la Física Solar. Se realizan visitas al interior del telescopio.

6. Santa Cruz de La Palma

La capital isleña se encuentra en el este de la isla y cuenta con el puerto comercial de esta. Se trata de una pequeña pero entrañable ciudad que ha sido declarada en su totalidad como Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico-Artístico. Su rico patrimonio lo componen valiosos edificios y rincones con encanto como el Ayuntamiento, la plaza de España, la fuente y la iglesia del Salvador, la placeta del Borrero, la plaza de la Alameda con el Barco de la Virgen,  la plaza de San Francisco con el museo Insular, el Castillo de Santa Catalina, los balcones o el Teatro Circo de Marte. Pero el rico patrimonio histórico de La Palma se extiende más allá de Santa Cruz, en toda la isla se muestran ejemplares de su pasado de gran valor como la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, en Los Llanos de Aridane o Nuestra Señora de la Luz, en Santo Domingo de Garafía.