Eco-Viajes

Playas de la Costa da Morte coruñesa

El verano gallego nos deleita con algunos de los rincones más bellos del litoral atlántico: playas de arena blanca y aguas esmeraldas esparcidas de sur a norte por la Costa da Morte coruñesa. Es el momento de disfrutar de estos rincones paradisiacos donde la naturaleza y el océano Atlántico nos muestran su mejor cara.

Fisterra - Playa de Langosteira
Fisterra - Playa de Langosteira

PLAYA DE AREA LONGA (LOURO, MUROS)

Empezamos de diez: a cinco minutos en coche de la bulliciosa Muros se encuentra esta maravilla natural. Está situada a los pies del monte Louro y la separa de la laguna de Xalfas un cordón de dunas. Arena blanca y aguas esmeraldas para esta playa con cerca de un kilómetro y medio de extensión donde nadie podrá decir que le han pisado la toalla. Aquí sobra todo el espacio del mundo. El acceso es a pie, desde el aparcamiento que queda cerca del pinar. El oleaje, una caricia. El sol ¿a quién le importa?

PLAYA DE CARNOTA (SANTA COMBA DE CARNOTA)

No hay arenal más extenso (ni, tal vez, más bello) en toda Galicia: la ensenada natural tiene una longitud de siete kilómetros, entre las puntas de Caldebarcos y Sarsas y está protegida por una marisma y barrera de dunas que obliga a acceder a la orilla caminando. Es la preferida por los windsurfistas dadas las condiciones de viento y oleaje. En Carnota se encuentra también el hórreo más grande del país ¿acaso podía ser de otra forma?

PLAYA DE SAN PEDRO (O PINDO)

Urbana y recoleta, situada muy cerca de la espectacular cascada de Ézaro por donde el río Zayas se desploma a los pies del monte Pindo, el monte sagrado de los celtas. El arenal es marca de la casa: aguas esmeraldas, arena blanquísima y de acceso muy sencillo desde el mismo pueblo de O Pindo.

PLAYA DE LANGOSTEIRA (SAN MARTIÑO DE DUIO, FISTERRA)

Otro de los arenales míticos de la Costa da Morte coruñesa: casi dos kilómentros de extensión, oleaje tranquilo, acceso por paseo marítimo y mucha tranquilidad. Es la playa más conocida del concello de Fisterra. Familiar, coqueta, para disfrutar del verano gallego con todas sus consecuencias...

PLAYA DO ROSTRO (DUIO, FISTERRA)

Dunas, oleaje, mar abierto: el litoral atlántico coruñés tiene en esta alejada playa del concello de Fisterra uno de sus más bellos y peligrosos reductos. La leyenda popular cuenta que bajo sus arenas el Atlántico ocultó la ciudad de Dugium. Lo único que sabemos con certeza es que podrás alojarte en el hotel rural del mismo nombre, situado a un par de kilómetros, en la parroquia de San Salvador, si lo que buscas es disfrutar de la tranquilidad y de unos desayunos que quitan el hipo. Playa virgen, de belleza salvaje, pero mucho ojo con el oleaje.

PLAYA DE LAXE

El municipio de Laxe, situado en el extremo occidental de la comarca de Bergantiños, a 67 km de la capital coruñesa, es uno de los más pequeños de la provincia de A Coruña: sólo cuenta con 5 parroquias asociadas y poco más de treinta y cuatro kilómetros cuadrados. Es de fácil acceso desde Carballo y te ofrece uno de los rincones más tranquilos de la conocida Costa da Morte.

La villa de Laxe se resguarda en el margen suroccidental de la ría de Corme y Laxe, en una larga ensenada natural que la convierte en un refugio natural de gran belleza. En esta bahía se produjo uno de los naufragios más documentados del litoral coruñés, el del buque inglés Adelaide, capitaneado por William Dovel, que se fue a pique en mitad de un temporal el 19 de diciembre de 1830. Sólo sobrevivieron Dovel y un marinero.

La playa de Laxe, semiurbana, tiene una longitud de dos kilómetros y todos los servicios que caracterizan a los arenales más punteros: aguas tranquilas y transparentes, fácil acceso, servicio de vigilancia y un entorno de dunas sencillamente precioso.