SEGUIDA DE PATATAS BRAVAS, CROQUETAS Y ENSALADILLA

La tortilla de patatas, la reina de las tapas

La tortilla de patatas es la tapa más pedida en los bares y restaurantes españoles, seguida de patatas bravas, croquetas y ensaladilla rusa, y se acompaña mayoritariamente de una caña, según se desprende del I Estudio sobre la Tapa, que se ha presentado con motivo del Día Mundial de la Tapa que se celebra hoy 16 de junio.

Pincho de tortilla de "La tortilla del Albergue" - Logroño (calle Portales, 33)
Pincho de tortilla de "La tortilla del Albergue" - Logroño (calle Portales, 33)

Es una de las señas de identidad de la gastronomía española, por eso ha sido propuesta por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para que la Unesco la considere Patrimonio de la Humanidad y se le dedica un día mundial el tercer jueves de julio.

Para celebrarlo, Saborea España y Turespaña han organizado rutas de tapas, concursos y degustaciones en todo el territorio nacional y en 31 ciudades del resto del mundo, y han hecho, con la colaboración del sector hostelero, un estudio sobre su consumo.

Según se desprende del I Estudio sobre la Tapa la tortilla de patatas es la reina de las tapas, seguida de las patatas bravas, las croquetas y la ensaladilla. Pinchos que los comensales toman mayoritariamente con cerveza (un 70%) pero también con vino (un 27%).

De esta encuesta también se desprenden datos como que se tapea más los fines de semana (86,4%), cuando se dispone de tiempo para compartir con los amigos, y sobre todo por la noche (42,33%), con una media de entre una y tres tapas por cliente en el 65,27% de los casos. Los que más se congregan en torno a las barras tienen entre 30 y 45 años (76,2%), seguidos del tramo 45-60 años (19,5%).

Más del 58% de los establecimientos ofrece tapa gratis con la bebida, y cuando se cobra, el precio medio está en 2,50 euros, aunque se ha detectado una tendencia a las tapas más elaboradas y creativas, cuyo importe supera los cuatro euros.

Y aunque tapear es un hábito en todo el territorio español, sí hay diferencias regionales en cuanto a lo que se come. En Madrid ganan los callos, en Galicia el pulpo y los mejillones, en Cantabria las rabas, en Segovia los torreznos, en Málaga los boquerones, en Córdoba el salmorejo, en San Sebastián las gildas y en Salamanca las patatas revolconas.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte también ha iniciado los trámites para declarar las tapas Patrimonio Cultural Inmaterial, según ha informado en un comunicado.