Diecinueve restaurantes estrenan estrella Michelín

Michelin, la guía con más prestigio de la gastronomía mundial, entrega sus astros y un año más, la cosecha de estrellas ha sido más pobre de lo esperado para los restaurantes españoles. La novedad más reseñable la protagoniza Aponiente, del cocinero Ángel León, que logra su segunda estrella.

Tatau Bistro (Huesca) - Tonino y Arancha
Tatau Bistro (Huesca) - Tonino y Arancha

Nuevas estrellas Michelin en el firmamento gastronómico español aunque la prestigiosa guía sigue tratando a los restaurantes españoles con manifiesta cicatería. La presentación de la Guía Michelin 2015 ha dejado este año pocas novedades y bastante decepción. La novedad más reseñable de esta edición es que Aponiente, el restaurante de El Puerto de Santa María que regenta el cocinero gaditano Ángel León, logra la segunda estrella, esa que premia "una excelente cocina para la que vale la pena desviarse", según los parámetros de Michelin. En el país vecino se registra la otra novedad destacada, el restaurante lisboeta Belcanto, recibe también la segunda estrella. Su cocinero, José Avillez, se ha formado profesionalmente en España.

En el Olimpo rojo de las tres estrellas de la guía francesa no hay movimientos, los ocho restaurantes triestrellados que ya figuraban en la guía del año pasado se mantienen aunque ningún otro accede a esta máxima categoría. Repiten Akelarre, Arzak, Azurmendi, Diverxo, El Celler de Can Roca, Martín Berasategui, Quique Dacosta y Sant Pau.

Sí ha habido bastante movimiento en la categoría de una estrella que reconoce "una muy buena cocina en su categoría", con 19 nuevas incorporaciones. Cuatro de ellos están en la capital de España y un quinto en San Lorenzo del Escorial por lo que la Comunidad de Madrid es la que más nuevos galardones acumula. Se trata de Álbora, Dstage, La Cabra, Punto MX y Montia, este último en El Escorial. Entre ellos la incorporación más llamativa es la de Punto MX, un restaurante mexicano y el primer representante de esa cocina que logra una estrella Michelin en Europa. Pero frente a la alegría de estos nuevos galardones, una ausencia destacada, Zalacaín, un histórico de la cocina madrileña pierde de manera sorprendente la estrella que tenía.

El resto de nuevas estrellas se reparte por toda España. En algunos casos muy esperadas como el de Pakta, en Barcelona, que es propiedad de Albert Adriá, el hermano de Ferrán. Ha sido la única estrella para Cataluña. Sin embargo tres han ido a parar a las islas Baleares. Dos establecimientos de Mallorca, Andreu Genestra (en Capdepera) y Simply Fosh (en Palma), y uno de Formentera, Can Dani,.

En Castilla y León la logran La Lobita, en Navaleno (Soria), y Refectorio, en Sardón de Duero (Valladolid) el restaurante del lujoso hotel Le Domaine de Abadía Retuerta asesorado por Andoni Luis Adúriz. También ha dos nuevas estrellas en el País Vasco la logran Elkano, en Guetaria, y Aizián, en Bilbao. Otra estrella viaja a Aragón, al Tatau Bistró, de Huesca. Y otra para Galicia, para Nova, en Orense. Asturias suma una estrella más, en concreto para El Retiro, en Pancar (Llanes). La Comunidad Valenciana suma un nuevo restaurante con estrella con Casa Manolo, de Daimús (Valencia), lo mismo que Castilla-La Mancha con El Carmen de Montesión, Toledo, aunque en este caso se trata de la que ya tenía el mismo cocinero, Iván Cerdeño, en La Casa del Carmen, también en Toledo. En un reparto tan amplio geográficamente no podía faltar una estrella para las islas Canarias. Ha sido para Kazán, un restaurante de cocina japonesa en Santa Cruz de Tenerife.

La parte negativa son los que pierden estrellas. Además de Zalacaín, L´Aliança de Anglés, de Gerona, y Bal d´Onsera, de Zaragoza. El resto ha sido por cierres de los restaurantes.