Formentera presenta el proyecto Save Posidonia


Una iniciativa ideada por el Consell Insular de Formentera para proteger las praderas de Posidonia Oceánica.

Coincidiendo con el Año Internacional del Turismo Sostenible, la isla de Formentera ha puesto en marcha Save Posidonia Project, una campaña destinada a sensibilizar a los turistas sobre la importancia de proteger los más de 76,5 millones de metros cuadrados de praderas submarinas de posidonia oceánica, responsable de la calidad de las aguas de la isla.

Para ello, el Consell de Formentera ha impulsado un plan que incluye acciones como la concienciación y difusión nacional e internacional de la importancia de su preservación, o una campaña de micromecenazgo por la que cualquier particular o empresa puede apadrinar posidonia desde 1 euro el metro cuadrado y con la que, en sólo siete días, ya se habían apadrinado más de 1.000 metros cuadrados.

También formarán parte de este proyecto todos aquellos que participen en acontecimientos organizados en la isla de Formentera, como la tradicional media maratón, la Formentera Fotográfica, Formentera Zen, las Fiestas de la Tierra, el Formentera Film Festival o el Formentera Jazz Festival, culminando por todo el alto con la celebración del 12 al 15 de octubre del Festival Save Posidonia.

save-posidonia-formentera-2La posidonia es una planta marina, y no un alga, como se cree de manera general, y su presencia en el Mediterráneo es fundamental para garantizar la transparencia de las aguas que tanto caracterizan a Formentera. Su principal tarea consiste en ayudar a filtrar sedimentos y contribuir a mantener la calidad y oxigenación del ecosistema marino.

Desde años se enfrenta a múltiples peligros como el fondeo masivo de embarcaciones –especialmente los meses de julio y agosto entre Ibiza y Formentera- cuyas anclas y cadenas arrasan la superficie de las praderas trabajando como si fueran excavadoras sobre el lecho marino, deforestando, en el caso de las grandes embarcaciones de entre 40 y 100 metros, que portan anclas de 200 kilos y cadenas de cien metros, áreas del tamaño de canchas de baloncesto. Además también tiene que hacer frente a contaminación, vertidos de aguas de sentina, extracción de arenas y dragados en puertos, a la presencia de especies invasoras, prácticas pesqueras y por supuesto, el aumento de la temperatura del agua provocado por el cambio climático.

Es el organismo vivo más longevo y grande del mundo, que tiene una extensión de ocho kilómetros y 100 mil años de antigüedad, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999, y que se encuentra entre las islas de Ibiza y Formentera.
Las donaciones pueden hacerse a través de la web saveposidoniaproject.org o de su app asociada.

Las donaciones pueden hacerse a través de la web saveposidoniaproject.org o de su app asociada.

Fotos: Sergio Arribas.