Eco-Viajes

DA UN TOQUE ESPECIAL A TUS PRÓXIMAS VACACIONES

Motivos por los que viajar en barco es una experiencia inigualable

Descubre las posibilidades que puede ofrecerte un velero o un catamarán para disfrutar todavía más del verano

2019052115202633500
2019052115202633500

Sin duda alguna, alquilar un barco es una experiencia realmente increíble, que permite además pasar unas vacaciones de forma diferente. Sobre todo si se trata del verano, cuando podemos aprovechar para tomar el sol en mitad del mar y bañarnos allí cuantas veces lo deseemos.

Tenemos a nuestra disposición catamaranes para alquilar, y también yates y veleros para surcar el mar y recorrer la costa descubriendo lugares que de otra forma no se podría. Un barco da la posibilidad de ver paisajes espectaculares, y observar con detenimiento cómo el cielo va tiñéndose al amanecer y el anochecer. Por no hablar de la increíble fauna marina de la que se puede disfrutar: aves, delfines, bancos de peces, etc.

Descubre el buceo o el snorkel mientras viajas a bordo

Por otro lado, alquilar un barco permite realizar actividades que quizás nunca antes se habían hecho, como por ejemplo el snorkel o el buceo, conociendo un poco mejor todo aquello que se encuentra debajo del barco. También permite practicar deporte y otras actividades acuáticas, como puede ser el paddle surf.

Cuando alquilamos un barco tenemos la oportunidad de adquirir habilidades nuevas y dejar el estrés a un lado. A veces, para desconectar, nos vamos a otra ciudad y nos encontramos calles abarrotadas de gente. O incluso nos acercamos a playas de ensueño pero que también están llenas de personas y con muchos espacios turísticos. Pero si alquilamos un barco podemos visitar algún lugar tranquilo, relajarnos en él y hacer todo aquello que deseamos sin que nos moleste nadie.

Una embarcación puede ser mucho más barata que un hotel en la playa

Es posible que no lo hayas pensado, pero alquilar un barco puede resultar bastante más económico que irse a un hotel en la playa. Y lo que es mejor: pudiendo visitar tantas ciudades y playas como desees, sin tener que gastarte dinero en ir variando de alojamiento.

La libertad que ofrece el barco es, de hecho, una de sus mayores ventajas. En él no tendrás un límite de horario, algo que sí ocurre con el transporte público. Tienes margen para moverte allá por donde quieras, o también para quedarte en un punto concreto. Podrás también visitar la costa en los lugares que elijas, viendo tus playas favoritas y conociendo ciudades que siempre quisiste descubrir.

Relajarse en mitad del mar no tiene precio

Tomar el sol mientras se lee un buen libro a bordo de un barco es una actividad realmente increíble: un poco de música de fondo, el sonido de tu música favorita y el olor del mar alrededor. Parece un sueño, pero se puede hacer realidad en cualquier momento alquilando un barco.

Y hacer una fiesta allí, tampoco

Con tu barco de alquiler puedes montar una fiesta privada si viajas con tus amigos, al más puro estilo de las que has visto tantas veces en televisión o en películas, y también puedes visitar todas las calas que desees. Algunas tan espectaculares, que no querrás que pase el tiempo y volver a tierra.