Eco-Viajes

DORMIR A CUERPO DE REY

Ocho castillos para una escapada real

Sus gruesos muros atesoran leyendas medievales, en su día fueron castillos y fortalezas, pero ahora se han convertido en acogedores hoteles donde alojarse se convierte en una experiencia de otra época.

Parador de Cardona (Barcelona)
Parador de Cardona (Barcelona)

Ya no es necesario un título nobiliario para dormir a cuerpo de rey. Sólo hace falta reservar habitación en uno de estos ocho castillos convertidos en hoteles para dejarse llevar al Medievo.

castillo-del-buen-amor-salamanca2

1. Castillo del Buen Amor (Topas, Salamanca)

En Topas, en la provincia de Salamanca, se encuentra el Castillo de Villanueva del Cañedo. Un edificio del siglo XV de estilo gótico-renacentista convertido en hotel-posada con ocho habitaciones en el que vivió el obispo de Fonseca junto a su amante, Teresa de las Cuevas. La constancia del obispo en el amor le valió el sobrenombre de Castillo del Buen Amor.

Sus muros de 5 metros de ancho, su impresionante torre del homenaje y su foso de 15 metros de ancho lo convierten en un edificio único en España y le valieron en 1931 para ser declarado Bien de Interés Cultural.

Castillo del Buen Amor

Precio: desde 90€ / noche.

parador-de-cardona-barcelona

2. Castillo de Cardona (Cardona, Barcelona)

Viendo el castillo de los duques de Cardona, hoy convertido en un parador con 52 habitaciones, se entiende por qué los llamaban los reyes sin corona. Sobre un promontorio que domina la vega del río Cardener y la famosa Montaña de Sal, se levanta, desde hace más de diez siglos, una fortaleza imponente de roca oscura.  

Un castillo convertido en parador de espectaculares vistas, con una iglesia del primer románico y una torre de leyenda (la de Minyona), ambas del siglo XI y hasta una habitación con fantasma, la 712.  

Sí, esta habitación solo se abre al público por petición expresa. La dirección del hotel decidió cerrarla después de escuchar los relatos y reclamaciones de muchos clientes que hablaban de grifos abiertos, ruidos extraños, sueños inquietos y hasta apariciones. Cuenta la leyenda que el origen de estos sucesos está en una triste historia ocurrida aquí en el siglo XI, cuando una joven cristiana, Adalés, se enamoró de un musulmán y fue condenada por su padre a vivir para siempre encerrada en la Torre Minyona, donde murió de pena. Su triste alma, aseguran, vaga todavía por la zona.

Parador de Cardona

Precio: desde 120€ / noche.

parador-de-olite-navarra

3. Castillo de Olite (Olite, Navarra)

Sede de la Corte del Reino de Navarra a finales del siglo XIV y XV, el Palacio de Olite, es uno de los ejemplos más importantes del gótico civil en Navarra y uno de los más notables de Europa.

Toda una joya arquitectónica convertida en parador. Dormir en una de sus 43 habitaciones permite al viajero transportarse a otro tiempo debajo de arcadas, vidrieras y otros elementos medievales.

Parador de Olite

Precio: 85€ (habitación doble) / noche.

castillo-de-arteaga-vizcaya

4. Castillo de Arteaga (Gautegiz Arteaga, Vizcaya)

Eugenia de Montijo, que además de emperatriz de Francia era señora de Arteaga, mandó reconstruir la torre que sus antepasados tenían a orillas de la ría de Guernica. Y fue Couvrechet, el arquitecto de los Sitios Imperiales, quien ideó en 1856 este palacio neomedieval con torreón neogótico que no se parecía en nada a lo que había antes, pero era mucho más imponente, francés y habitable, perfecto para una emperatriz. E ideal para convertirse en un coqueto hotel de trece habitaciones (seis de ellas suites), tanto que es el primer y único Relais & Château del País Vasco.

Un edificio imperial situado en un paraje extraordinario, en plena Reserva de la Biosfera de Urdabai, un paraíso para las aves.

Castillo de Arteaga

Precio: desde 160€ / noche.

castillo-de-riudabella-tarragona

5. Castillo de Riudabella (Vimbodí, Tarragona)

Situado a los pies del Parque Natural de las Montañas de Prades, Riudabella es un lugar habitado desde el neolítico. La primera construcción fue un torreón de defensa íbero al que, en época romana, se le añadió un anexo para convertirlo en una villa romana. Aunque el verdadero origen del Castillo de Riudabella fue una casa de reposo construida durante el siglo XII para hospedar a los monjes de mayor edad.

Hoy lo ocupan dos apartamentos turísticos de una y tres habitaciones que disponen de piscina, zona ajardinada, jacuzzi exterior y barbacoa.

Castillo de Riudabella

Precio: desde 125€ / noche.

parador-jarandilla-de-la-vera-caceres

6. Castillo de Jarandilla de la Vera (Jarandilla de la Vera, Cáceres)

En el centro del vergel de La Vera y el Tiétar, entre gargantas de agua, piscinas naturales, bosques de castaños y robledales, y paisajes naturales que reafirman la riqueza del entorno histórico y monumental, ve pasar los siglos el Parador de Jarandilla de la Vera, castillo-palacio en el que se hospedó durante meses el Emperador Carlos V
En el exterior del hotel, sus torreones, su patio de armas o su piscina, con olivos y naranjos son algunos de sus atractivos. Y en el interior sus gruesos  muros de piedra lo convierten en un remanso de paz y tranquilidad.

Castillo de Jarandilla de la Vera

Precio: desde 85 euros / noche.

parador-de-alarcon-cuenca

7. Castillo de Alarcón (Cuenca)

Sobre las verdes aguas del río Júcar se levanta un castillo imponente construido en el siglo XII. En lo alto del peñasco Pico de los Hidalgos asoma el Parador de Alarcón, un balcón privilegiado que asoma a uno de los pueblos más bonitos de España, y el lugar donde el infante don Juan Manuel encontró la inspiración necesaria para escribir la mayor parte de su obra.

La paz, en este hotel medieval está garantizada. En sus catorce habitaciones –es uno de los más pequeños de España- no solo se puede respirar la tranquilidad de dormir en una villa medieval, también contemplar los cuadros de Tàpies, Redondela o Sempere que decoran las paredes de sus remozadas estancias. 

Castillo de Alarcón

Precio: desde 120 euros.

parador-de-lorca-murcia

8. Parador de Lorca (Murcia)

Es el más moderno de todos los paradores con castillo de España. Abrió sus puertas en 2012 con un concepto totalmente novedoso: un hotel de diseño contemporáneo integrado en un yacimiento arqueológico, el de la judería que poblaba el extremo oriental de la alcazaba lorquina, donde se ha exhumado una sinagoga del siglo XV.

Un hotel moderno con spa, una luz sorprendente y un cocinero de vanguardia, pero rodeado de torres, murallas y unas vistas privilegiadas sobre la vega hortícola del Guadalentín. También son modernas las bandas antisísmicas, unas fajas exteriores de acero que protegen el edificio de terremotos como el que sacudió Lorca en 2011.

Parador de Lorca

Precio: desde 86 euros.